Remedios caseros para el dolor de estómago (VIDEO)

Dolor de estómago

El dolor de estómago presenta una sintomatología adversa muy variada y cuyas diferencias entre una persona y otra depende en gran medida de la patología desencadenante o de la sensibilidad ante los estímulos que la producen.

Los síntomas generalmente asociados al dolor de estómago temporal o permanente suelen incluir calambres, hinchazón, gases, acidez, náuseas, distensión abdominal, anorexia (falta de apetito) etc.

En ocasiones estos síntomas pueden producirse después de las comidas o aparecer con el estómago vacío, lo cual puede suponer un factor identificativo para determinar la posible patología asociada, pero estos síntomas no necesariamente implican una afección de los órganos que componen el aparato digestivo porque pueden deberse a situaciones puntuales como una comida copiosa, o por causas inorgánicas no determinadas como el estrés o la ansiedad, cuyas manifestaciones nerviosas pueden somatizarse en el estómago aún cuando se encuentre en perfecto estado de funcionamiento.

El dolor de estomago, también tiene mucho que ver con la comida que ingerimos diariamente, cuando nos dedicamos a comer grasa; el más afectado será nuestro estómago. De igual manera, los irritantes (picante, ácida) son otro detonante para este tipo de malestar y por eso mismo, necesitamos encontrar la manera de evitar este tipo de alimentos y procurar el dolor estomacal.

En el caso de las mujeres, el dolor de estómago; puede depender de los ciclos menstruales y es cuando este dolor abdominal se hace más fuerte. Mientras que en el caso de los hombres, podemos entender que el dolor de estomago, aparecerá por comida grasosa y también por los alimentos que estén en mal estado o caducados.

DOLOR DE ESTOMAGO

Causas y tratamientos para el dolor de estómago

La Indigestión es la causa más frecuente que interviene en las molestias estomacales y suele producirse por hábitos incorrectos en el comer, como ingerir demasiados alimentos, combinar platos incompatibles en una misma comida, intolerancias alimentarias, etc.

Al margen de las molestias temporales que se producen por esta condición, no presenta mayores complicaciones y los síntomas suelen desaparecer al día siguiente o en unos pocos días sin que se precise recurrir a un especialista.

El nerviosismo que producen algunos estados críticos como el estrés o la ansiedad pueden producir inapetencia en algunas personas y molestias estomacales como consecuencia del estado de tensión.

En estos casos la función del aparato digestivo no se encuentra afectada y para solucionar el problema debe atenderse el desorden nervioso que lo origina pudiendo requerir tratamiento farmacológico previa supervisión del especialista médico.

Intoxicación alimentaria En caso de ingerir alimentos en mal estado o contaminados por microorganismos patógenos puede afectar al aparato digestivo produciendo gastritis si sólo afecta al estómago, o gastroenteritis si el intestino también se encuentra afectado y los síntomas habituales pueden incluir dolor de estómago y vómitos y diarreas además de las mencionadas molestias estomacales.

El tratamiento para las intoxicaciones alimentarias puede incluir fármacos antivirales o antibióticos dependiendo del origen vírico o bacteriano de la infección y combinarse con una dieta blanda o totalmente restrictiva en función de la gravedad de la sintomatología. En los casos más severos puede requerirse la administración de antivomitivos vía intravenosa y suero reconstituyente para compensar el equilibrio electrolítico.

El sobre peso y la obesidad también se señalan como causantes en los dolores de estómago recurrentes, pues el tejido adiposo puede extenderse a las zonas periféricas del aparato digestivo comprimiendo los órganos y dificultando su función.

Manifestaciones frecuentes en estos casos incluyen la acidez y ardores estomacales por reflujo gastrofaríngeo que puede tratarse con protectores y antiácidos pero que sólo aportan un alivio temporal, pues para un restablecimiento completo se requiere mantener el peso dentro de los límites normales determinados por la constitución física y edad de la persona.

En el Embarazo el útero experimenta un crecimiento progresivo durante los nueve meses de gestación que se incrementa notablemente en el último periodo (del 6º al 9º mes) induciendo el desplazamiento de los órganos periféricos para liberar espacio, lo que puede provocar algunos síntomas adversos como el dolor y acidez estomacal.

Cuando el estómago se comprime y dispone de menos espacio para funcionar puede producirse reflujo gástrico, pesadez, fatiga y dolor entre otros síntomas de carácter temporal que desaparecen tras el parto.

La medicación está contraindicada en el embarazo y generalmente no precisa atención especialista. La recomendación en estos casos para recudir las molestias lo máximo posible pasa por incrementar la frecuencia en las comidas y reducir las cantidades en cada toma.

El Reflujo gástrico también puede producirse por una debilitamiento del esfínter que une el tracto digestivo con la cavidad estomacal, cuando esto sucede el músculo que une el estómago y el esófago deja de funcionar correctamente favoreciendo que parte de los contenidos que se vierten en el estómago sean regurgitados nuevamente hacia el esófago causando inflamación en los tejidos que se manifiesta como ardor y dolor en la boca del estómago.

El tratamiento recurrente en este tipo de casos son los antiácidos para reducir las molestias asociadas y antigases cuando van acompañadas de pirosis (eructos tras la digestión)

Esófago de Barret El reflujo gastrofaríngeo mencionado en el punto anterior puede hacerse crónico produciendo lesiones permanentes en el tejido que se conocen como esófago de Barret y se ha señalado como una lesión precancerosa elevando el riesgo de padecer cáncer de esófago. Los fumadores tienen más posibilidades de desarrollar esta patología que las personas con reflujo no fumadoras.

El tratamiento farmacológico incluye inhibidores de la bomba de protones, bloqueadores de los receptores de la histamina H2 y la administración de antiácidos antes de cada comida.

Cuando los análisis clínicos presenten indicativos de displasia o adenocarcinoma suele optarse por la cirugía con el propósito de remover el tejido y frenar el crecimiento epitelial que pudiese evolucionar en un tumor maligno.

La úlcera de estómago produce dolores agudos y persistentes en la mayoría de los casos que se agravan en función de la afectación de los tejidos y que también pueden estar acompañados de dispepsia abdominal e inapetencia.

Algunos factores de riesgo que requieren atención inmediata son los vómitos y deposiciones sanguinolentas, pues ambos son indicativos de una hemorragia interna que puede comprometer la vida del paciente.

La mayoría de úlceras estomacales y pépticas se deben a una infección de la bacteria Helicobacter Pylorique presenta gran resistencia a los antibióticos y por ese motivo se utiliza un tratamiento triple combinado que incluye Amoxicilina, inhibidor de la bomba de protones (Ormeprazol) y Claritromicina.

Algunos pacientes requieren repetir varias veces el tratamiento combinado. La infección crónica de H Pylori está asociada con un mayor riesgo de cáncer gástrico.

El cáncer de estómago no siempre tiene que ir acompañado de dolor, especialmente en las etapas tempranas de la enfermedad cuyos síntomas son confundidos generalmente con patologías menos graves o trastornos de la digestión, por lo que se debe acudir al médico cuando se presenten molestias gastrointestinales recurrentes sin causa asociada justificable.

Otros órganos del sistema digestivo (hígado, páncreas, intestino, etc.) también pueden producir dolor de estómago cuando no funcionan correctamente interrumpiendo el ciclo normal de la digestión y el tratamiento variará en función del origen del problema que determinen los análisis.

 

Remedios caseros para el dolor de estómago

Hablando de los remedios caseros para el dolor de estómago, citamos una serie de remedios que nuestras abuelas nos han dado, que pueden ser muy útiles para las personas que buscan una manera de calmar este dolor sin tener que estar ingiriendo medicamentos, donde a veces pueden causar un mayor malestar.

1. Té de manzanilla

remedio casero de té con manzanillaLa infusión o té de manzanilla, resulta perfecto para poder calmar el dolor estomacal que tengamos, se debe resaltar que la manzanilla ayuda a relajar nuestro estómago, principalmente la “boca” del estómago. Se recomienda tomar constantemente el té de manzanilla, siempre y cuando tengamos este malestar estomacal.

2. Caldo de pollo

remedio de caldo de polloEl caldo de pollo ayuda a relajar el malestar estomacal; no obstante, debemos quitarle la grasa, es algo indispensable. Debemos tomar caldo de pollo durante 3 horas después que tuvimos problemas o malestares estomacales. Este debe agregársele limón, debido a que ayudará a eliminar la grasa y también cuando se ingiera, nos servirá para eliminar las afecciones que tenemos dentro del estómago.

3. Compresa caliente en el abdomen

remedio compresa caliente en abdomenCuando tenemos dolor en la zona abdominal, debemos colocar una compresa de agua tibia en la zona donde más duele. Una vez esto, la dejaremos por un lapso de 15 minutos y si el dolor prevalece, es entonces que necesitaremos calentar más el agua en la compresa.

4. Canela, anís, menta y albahaca

remedio te de mentaMezclar una cucharada de canela, anís, menta y albahaca, en medio litro de agua y hervir durante 10 minutos. Tomar una taza cada media hora hasta que desaparezcan las molestias.

5. Bicarbonato de Sodio

remedio bicarbonato agua y limónSi a la vez que tenemos dolor de estómago, sentimos ardor, es bueno preparar un antiácido natural. Para ello en medio vaso de agua lo completamos con zumo de limón el cual contiene el PH ácido que necesita la mucosa estomacal y es un excelente paliativo, y le añadimos una cucharada pequeña de bicarbonato de sodio. Tomarlo las veces que sentimos ardor intenso.

Remedios en formato vídeo

 

Recomendaciones en el tratamiento del dolor de estómago

1. Reducir el consumo de café, colas, tés y alcohol entre otras sustancias excitantes que producen irritación en el tejido estomacal.

2. Beber abundante agua fuera de las comidas para mantener hidratada la mucosa y balancear el ph previniendo la acidez.

3. Evitar las comidas copiosas en la medida de lo posible para evitar sobrecargas en la digestión.

4. Evitar la mezcla de alimentos incompatibles en una misma comida (como las grasas con hidratos) que favorecen la fermentación incrementando la producción de gases con las consecuentes molestias que ocasionan.

5. Evitar hacer la digestión tumbado
, recostado o realizar ejercicios de fuerte impacto durante el transcurso de la misma, la actividad más recomendable después de una comida es una suave caminata o de no ser posible, permanecer sentado en su defecto.

6. No ingerir alimentos que no provengan de establecimientos confiables o que pudieran estar expuestos a fuentes de calor u otras condiciones no propicias para su almacenamiento.

7. Masticar con más frecuencia y despacio. Esto ayuda a que los trozos de alimentos que ingerimos sean más pequeños y más fáciles de digerir.

8. No fumar. El tabaco puede debilitar el recubrimiento estomacal, el cual protege al estómago de los ácidos que se puedan producir en la digestión.

9. Realizar ejercicios de respiración. Esto contribuye a reducir el dolor, estrés y ayudar en la digestión.

10. Llevar ropa cómoda y no apretada. Ropa ajustada o el cinturón, pueden realizar una presión en el estómago y aumentar su dolor.

  • 15
¡Si te ha resultado útil el contenido puedes ayudarme compartiéndolo!​
Tu opinion es importante
Recomendaciones
loading...