¡Cuidado! El pie de atleta no discrimina si eres deportista o no, te contamos cómo evitarlo

Seguramente alguna vez has escuchado el término ‘pie de atleta‘ y probablemente la primera vez que lo oíste pensaste en un tipo de padecimiento o característica física de las personas que realizan ejercicio en exceso, mismo que se vería reflejado en sus pies, pues bien, desgraciadamente el pie de atleta es un término que se refiere a otro tipo de condición mucho menos agradable.

El pie de atleta no discrimina si eres deportista o no, te contamos cómo evitarlo

El pie de atleta es el resultado de una infección causada por hongos y su nombre médico es tiña podal, ataca por igual a hombres y mujeres de cualquier edad, además de que suele reaparecer con cierta periodicidad si no se llevan a cabo los cuidados necesarios o si el tratamiento se suspende antes de ser terminado.

Este tipo de infecciones suelen proliferar entre los dedos de los pies, aunque también se ve afectada la planta del pie, el talón y cuando se deja que el hongo prolifere puede llegar hasta las uñas, haciendo muy difícil el tratamiento para eliminar la infección.

El pie de atleta es un padecimiento común porque los hongos proliferan en ambientes oscuros, cálidos y húmedos, como lo es el interior del calzado. La mejor medida para evitar el pie de atleta es lavar y secar perfectamente lospies al bañarse, usar calcetines limpios diariamente, no usar el mismo calzado dos días seguidos y permitir que cada cierto tiempo el sol penetre en el interior del calzado para eliminar la posibilidad del crecimiento de unhongo.

El contagio del pie de atleta es muy sencillo, pues puede transmitirse por contacto directo con pies infectados o por contacto con artículos que han sido expuestos al hongo, como podrían ser: zapatos, calcetines, el piso de la regadera y el piso de albercas.

El pie de atleta es una infección causada por hongos que puede llegar a afectar las uñas si no se trata a tiempo, además de ser muy molesta por sus síntomas.

Es muy fácil descubrir si se tiene pie de atleta, pues los síntomas aparecen relativamente rápido y se tornan muy molestos. Los síntomas son los siguientes:

*Mal olor

*Piel roja

*Comezón constante entre los dedos del pie y la planta

*Ardor en las zonas enrojecidas del pie

*Piel que se ‘desprende’ en las áreas enrojecidas del pie

*Ampollas que supuran o forman costras

*Engrosamiento de algunas partes de la piel del pie

Si detectas algunos de estos signos, es necesario que acudas al médico para que él determine si se trata de pie de atleta y pueda designar un tratamiento adecuado para el grado de infección que presentes. Usualmente este tipo de pruebas únicamente requieren de la inspección meticulosa de los pies, aunque también se pueden necesitar cultivos de lapiel, una biopsia de lesión de la piel o un examen de hidróxido de potasio en la lesión de la piel.

Si la infección no es muy severa, es probable que su médico recete cremas que controlarán la infección. Es importante que las personas sepan que aún cuando parezca que el pie de atleta ha sido eliminado, se debe continuar con la aplicación de las cremas durante una o dos semanas más, ello con el fin de evitar que reaparezca a la brevedad.

En los casos en los que el pie de atleta se encuentra muy avanzado, es probable que el médico recete medicamentos orales que irán de la mano con la aplicación de cremas en la zona afectada, todo esto tiene el fin de lograr terminar con el hongo que se encuentra lastimando el pie del paciente.

Es importante que las personas con diabetes tengan un cuidado especial en sus pies, pues las infecciones pueden llegar a afectarlos de manera mucho más agresiva que al resto de la población.

Tu opinion es importante
Recomendaciones
loading...