Científicos de Harvard Recomiendan dejar de Tomar Leche

El consumo de leche baja en grasa hace que nos sintamos menos llenos, con lo que tenemos necesidad de comer más, lo que deriva en un incremento de peso

La leche de vaca ha sido a lo largo de años entre los comestibles más cuestionados en lo que se refiere a sus beneficios y alimentación puesto que, si bien la mayor parte de personas la han considerado como parte esencial de su nutrición, existen estudios recientes que prueban que el consumo de leche de vaca puede ser perjudicial para la salud.

En la busca por perder peso o bien sostener una bonita figura, bastantes personas han optado por consumir leche “baja en grasa” o bien productos derivados, con el objetivo de gozar su exquisito sabor y sus “beneficios” sin consumir grasa de sobra. No obstante, D. Ludwig, un científico de la Universidad de Harvard, efectuó una investigación que cuestiona los presuntos beneficios de la leche, en especial la conocida leche “baja en grasa”.

Leche de Vaca

Leche de Vaca

La investigación, que fue publicada en la gaceta de la Asociación médica americana de pediatría, descubrió que, cuando se le extrae grasa a la leche, esta es reemplazada por azúcares, que pueden ser potencialmente más perjudiciales en un largo plazo. Si bien desde siempre y en todo momento se ha lanzado la alarma a la población sobre los riesgos de consumir bebidas azucaradas, jamás se había incluido la leche baja en grasa entre estas. En su estudio, el doctor Ludwig cuestiona la justificación que se le ha dado a la promoción de la leche baja en grasa, puesto que estima que todos y cada uno de los líquidos que poseen calorías y azúcares han de ser tratados con exactamente la misma cautela.

¿ES PRECISO EL CONSUMO DE LECHE DE VACA?

El científico coincide con otras investigaciones al estimar que los humanos no tienen requerimientos nutricionales de la leche de vaca y que inclusive esta puede ser muy perjudicial para el organismo. La leche de vaca se popularizó por sus contenidos de calcio que, para muchos especialistas, es esencial para la salud de los huesos. No obstante, hay otros comestibles que son más ricos en calcio que la leche de vaca y no tienen los efectos negativos en la salud que esta puede tener en un largo plazo.

leche de vaca

Un claro ejemplo de ello son el brócoli, la col rizada, la rúcula, o bien las espinacas, entre otros muchos, que tienen más de ciento sesenta mg por porción. Asimismo hay otras fuentes como las sardinas, nueces, semillas y legumbres que pueden aportar cantidades significativas por porción. Por ende, nadie precisa consumir grandes cantidades de leche para sostener sus huesos sanos. En su sitio, debe decantarse por acrecentar el consumo de otros comestibles más saludables.

Al referirse a la leche baja en grasa, el razonamiento para no consumirla se vuelve todavía más claro. Conforme lo explica el científico de Harvard, pocos son los ensayos clínicos azarosos en los que podrían verse claros los efectos de la leche baja en grasa equiparada con la leche entera, con relación a sus bondades para sostener el peso y otros beneficios a la salud. Por contra, diferentes estudios han encontrado que las personas que consumen leche baja en grasa se sienten menos hartas y son más propensas a subir de peso, puesto que tienen mayor necesidad de acrecentar la ingesta calórica.

Haz Click Aquí para Ver:  Tips para enfrentar las varices

¿DE DÓNDE PROCEDE LA LECHE?

Hoy día, muchos nutricionistas les prosiguen recomendando a sus pacientes el consumo de leche “baja en grasa” cuando de perder peso se trata. No obstante, los estudios cada vez son más claros al aseverar que este producto no es tan bueno como lo vienen pintando en el mercado desde hace dos décadas. Los especialistas sugieren que es mejor consumir leche entera, siempre que esta sea orgánica.

Los productos lácteos pueden llegar a prosperar la salud del corazón, la diabetes, la absorción de vitaminas, o bien el peligro de cáncer de colon, entre otros muchos. No obstante, para llegar a estimar que la leche es buena para la salud, todos deberían hacerse primero exactamente la misma pregunta: ¿De dónde procede la leche?

Podemos aseverar que hoy día es realmente difícil hallar un género de leche que sea saludable para nuestro cuerpo. La cantidad de hormonas que les han aplicado a las vacas a fin de que acrecienten su producción diaria de leche han perturbado significativamente el producto y lo han transformado en algo verdaderamente peligroso para el organismo. Muchos de nosotros todavía ignoramos los daños que puede ocasionar la leche al cuerpo. No obstante, hemos de ser siendo conscientes de que ya nada es como hace unas décadas y que la tecnología ha perjudicado los comestibles de tal manera que debemos dudar de esos “maravillosos y deliciosos” productos que hallamos diariamente en el mercado.

Si te gusta, compártelo con tus amigos!
Etiquetas:
Tu opinion es importante
Recomendaciones
loading...